Coro
Tu bandera es un lampo de cielo por un bloque de nieve cruzado; y se ven en su fondo sagrado cinco estrellas de pálido azul; en tu emblema, que un mar rumoroso con sus ondas bravías escuda, de un volcán, tras la cima desnuda hay un astro de nítida luz.
I estrofa
India virgen y hermosa dormías de tus mares al canto sonoro, cuando echada en tus cuencas de oro el audaz navegante te halló; y al mirar tu belleza extasiado, al influjo ideal de tu encanto, la orla azul de tu espléndido manto con su beso de amor consagró.
II estrofa
De un país donde el sol se levanta, más allá del atlante azulado, aquel hombre te había soñado y en tu busca a la mar se lanzó. Cuando erguiste la pálida frente, en la viva ansiedad de tu anhelo, bajo el dombo gentil de tu cielo ya flotaba un extraño pendón.
III estrofa
Era inútil que el indio tu amado, se aprestara a la lucha con ira, porque envuelto en su sangre Lempira en la noche profunda se hundió; y de la épica hazaña, en memoria, la leyenda tan sólo ha guardado de un sepulcro el lugar ignorado y el severo perfil de un peñón.
IV estrofa
Por tres siglos tus hijos oyeron el mandato imperioso del amo; por tres siglos tu inútil reclamo en la atmósfera azul se perdió; pero un día gloria tu oído percibió, poderoso y distante que allá lejos, por sobre el atlante indignado rugía un león.
V estrofa
Era Francia, la libre, la heroica, que en su sueño de siglos dormida despertaba iracunda a la vida al reclamo viril de Dantón; era Francia que enviaba a la muerte la cabeza del rey consagrado y que alzaba, soberbia a su lado el altar de la Diosa razón.
VI estrofa
Tú también¡Oh mi patria!te alzaste de tu sueño servil y profundo; tú también enseñastes al mundo destrozado el infame eslabón. Y en tu suelo bendito, tras la alta cabellera de monte salvaje como un ave de negro plumaje la colonia fugaz se perdió.
VII estrofa
Por guardar ese emblema divino marcharemos¡Oh patria!a la muerte; generosa será nuestra suerte si morimos pensando en tu amor. Defendiendo tu santa bandera, y en tus pliegues gloriosos cubiertos, serán muchos, Honduras, tus muertos, pero todos caerán con honor.



HISTORIA DEL HIMNO DE HONDURAS

La palabra “himno” se origina del vocablo griego “himnos” derivado a su vez de “hydo” que significa “yo canto”. Un himno es la expresión y el símbolo de las naciones; su mérito radica en que expresan las virtudes cívicas de los pueblos que representan. Se cree que el primer himno fue escrito veinte siglos antes de Cristo y estaba dedicado al dios de los brahmanes, Brahma, en India. El primer himno patriótico se entonaba en Francia y se llamaba “La Fronda”. Un siglo después surgieron “La Carmagnole”, “La Marsellesa” y “La Cai-rá”. El Himno Nacional de Honduras es el canto oficial de todos los hondureños en el que demostramos un sentimiento colectivo de amor, gratitud, lealtad y respeto hacia el país. Simboliza el alma de la patria. Antes de que se oficializara el actual himno se cantaron: “La Granadera” del Dr. Rómulo E. Durón “Himno Marcial” de José Antonio Domínguez “Una Salva Hondureños”, anónimo “Himno Nacional” de Valentín Durón “Himno Hondureño” de Félix Tejeda Ya desde 1904 el presidente Manuel Bonilla le pidió a varios escritores nacionales que redactaran himnos para escoger el que podría convertirse en el himno nacional, pero fue en el año de 1910, durante la presidencia de don Miguel Dávila, que se abrió el concurso para escribir la letra y la música del himno nacional, por iniciativa de los diputados Rómulo E. Durón y Ramón Valladares. El Congreso Nacional emitió el decreto número 115 para convocar al concurso que en 1912 fue declarado desierto ya que ninguno de los 10 trabajos que se presentaron cumplía con los requisitos exigidos.


kevin sosa